Rodexo
Colombia países

La luz que busca la Farc para que Márquez sea senador

[ad_1]

En el dirección política de la Farc creen que la decisión de Iván Márquez de no ocupar su curul en el Senado no es definitiva. Por eso no han sacado un comunicado al respecto y por eso algunos de los del antiguo secretariado han viajado a verlo a Miravalle, en Caquetá, y le han mandado razones. Con eso esperan que el viernes, cuando el Congreso se instala, Márquez ocupe su silla y lidere la bancada de las diez curules que lograron tras negociar durante cuatro años en La Habana.

La decisión y los intentos

En la carta que hizo pública este lunes, Márquez dice que decidió no ir al Congreso por el “montaje judicial” contra Jesús Santrich, las modificaciones a la Jurisdicción Especial de Paz, JEP, y el atraso del Gobierno con la reforma rural del Acuerdo.

 

Es una decisión que ya tenía casi tomada hace tres meses cuando el CTI capturó a Santrich para extraditralo y su sobrino Marlon Marín viajó a Esatdos Unidos como testigo estrella de la DEA para probar que Santrich sí está metido en narcotráfico.

Desde entonces Márquez se fue a vivir al espacio de capacitación de Miravalle, en San Vicente del Caguán y sus compañeros del Comité Político han buscado sacarlo de esa suerte de exilio.

En los últimos quince días, según dijo a La Silla una fuente que lo sabe de primera mano, han viajado dos veces miembros de la dirección política (no nos dijo quiénes) para “hablar con él y explicarle la importancia de que asuma la curul por su investidura, por el papel que ha jugado. Todo ha sido convenido por la dirección y se espera que él decida ir al Congreso porque su presencia allí es clave”.

Rodrigo Granda, miembro de la dirección, le confirmó a La Silla que la idea es convencerlo e Imelda Daza, la excandidata vicepresidencial del partido, nos contó por su lado que ella le mandó razón con “un amigo en común para que le diga que lo mejor es que posesione”, nos dijo.

“Es más fácil tener tribuna desde el Congreso que desde Miravalle”, agregó.

Al parecer esos acercamientos, incluyendo una carta que le envió el excandidato presidencial Gustavo Petro, estaban funcionando porque una fuente cercana a él nos dijo que “hasta hace pocos días tenía la decisión de posesionarse”.

Esa fuente cree que Márquez volvió a cambiar de opinión luego de los sobrevuelos militares sobre Miravalle que denunció hace diez días en una carta al jefe de la Segunda Misión de la ONU, Jean Arnault y que el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, contestó diciendo que no eran de aviones militares sino de una empresa petrolera y que, así fueran del Ejército, no tendría nada de malo porque los espacios no tienen ninguna restricción.

Pero, como nos dijo otra fuente que hace parte del partido en el Sur del país y que nos habló bajo la condición de no citarlo, “con esos sobrevuelos revivió ese temor de que en cualquier momento a cualquiera le puede pasar lo de Santrich y que está más seguro con los suyos que exponiéndose en Bogotá”.

Por eso, desde antes de hacer pública la decisión de no ir al Congreso, Márquez ha estado distanciado.

Mientras el viernes pasado en la primera audiencia de la Farc en la JEP estuvieron ottros jefes como Timochenko, Carlos Antonio Lozada o Pablo Catatumbo, y hasta Santrich se conectó por videoconferencia desde La Picota, Márquez no fue y mandó a su abogado.  

Que el jefe negociador del Acuerdo del lado de las Farc no estuviera en esa foto reafirma, como lo contamos, que para Márquez el factor Santrich es definitivo mientras para el resto de la dirección política no, y al mismo tiempo envía un mensaje muy fuerte a los excombatientes que dejaron las armas.

Si tampoco está en la del 20 de julio, lo reforzaría todavía más.

“El mensaje es el Gobierno no nos está cumpliendo, entonces nosotros no tenemos que cumplir” dijo a La Silla Sergio Guarín de la Fundación Ideas para la Paz, FIP.

Por eso lo que decida Márquez será un termómetro para las pocas bases que aún quedan en los espacios de capacitación.

Las bases

Si fuera por número de votos, Iván Márquez sería el director del partido de la rosa y no Timochenko. En el congreso fundacional de septiembre del año pasado, Márquez fue el más votado con 888 apoyos (Timochenko tuvo 820), lo que da una idea del nivel de acogida que tiene dentro de la Farc.

De ahí que su decisión de no ir al Congreso tenga un peso mayor que la de cualquier otro líder de la exguerrilla.

“Yo comparto lo que decidió el camarada Márquez. Si no hay garantías, si el Gobierno no está cumpliendo, si Santrich va seguir preso, si aquí en La Macarena no hay una mata de maíz que haya ayudado a sembrar el Gobierno en dos años, ¿para qué una curul? Lo más seguro es estar con los compañeros, unidos y esperar…”dijo a La Silla Iván Merchán, un mando medio responsable del Espacio de Capacitación de La Macarena en el Meta.

“Somos varios los que sabemos que estamos en la mira y que lo de Santrich le puede pasar a cualquiera y más con Duque”, agregó.

“El hombre (Márquez) tiene las preocupaciones de todos. Aquí la gente ha venido asimilando que estamos solos, que el Gobierno no nos da garantías”, dijo a La Silla Federico Montes, responsable del espacio de capacitación de La Montañita en Caquetá.

Además de ese reforzar ese mensaje en las bases, que no llegue al Congreso también le puede quitar fuerza a la oposición que quiere hacer la bancada fariana al gobierno de Iván Duque.

El vacío

Para dos miembros de la dirección política consultados por La Silla, que Márquez no esté en el Congreso es una pérdida para el partido en varios sentidos, así lo pueda reemplazar el siguiente en la lista que es el excomandante afro Benkos Biohó.

Es una pérdida porque es el único de los diez con experiencia legislativa pues, como lo contó La Silla Sur fue representante a la Cámara del Caquetá por la Unión Patriótica 1986, y aunque puede que desde entonces muchas cosas hayan cambiado en el Congreso, se conoce la mecánica.

Es una pérdida porque fue el arquitecto del Acuerdo del lado de las Farc. “De todos él es de las personas que conoce con mayor profundidad no solo el Acuerdo sino el proceso para llegar a él”, nos dijo alguien cercano a él.

Pero quizás en lo que más puede perder la Farc sin Márquez es en el terreno simbólico.

“Él es el más punzante, el más crítico y sin esa visión de la realidad en el Congreso puede perder calidad el debate político interno”, nos dijo esa misma fuente.

“A mi me duele porque debilita la capacidad de fuerza alternativa para cuestionar”, nos dijo Imelda Daza.

Con eso en juego, más la posibilidad de que se refuerce un mensaje de desencanto en las bases, que puede ´poner en riesgo la ya golpeada unidad de todos los ex combatientes, los esfuerzos por que Márquez llegue a la sesión del viernes no paran.

Sobre todo porque, luego de una accidentada campaña que los terminó llevando a tomar la decisión de suspender la candidatura presidencial de Timochenko y de una votación bajísima para el Congreso (apenas 52 mil votos) ese día será su verdadero debut como partido.

Un debut que, si se da sin Márquez, puede quedar aguado, sin el que estuvo en toda la antesala.

[ad_2]
lasillavacia

Related posts

Docentes bonaerenses anunciaron paro por 24 horas el miércoles 14

admin

CIDH presentará informe de la crisis sociopolítica de Nicaragua

admin

Latinoamérica analiza su desafío alimentario | Noticias de El Salvador

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.