Rodexo
países Spain

Theresa May se enfrenta a una nueva cascada de dimisiones por su plan para el Brexit


La primera ministra Theresa May en Farnborough, Reino Unido.

Theresa May se ha enfrentado en las últimas horas a una nueva cascada de dimisiones por su plan para el Brexit, mientras crece la presión del ala dura del Partido Conservador, capitaneada por Jacob Rees-Mogg, que intentó torperdear la Ley de Aduanas en Parlamento para forzar un nuevo viraje de la premier.

Con la renuncia de Scott Mann como secretario parlamentario del Tesoro, son ya nueve los ministros y altos funcionarios que han arrojado la toalla desde la dimisión de David Davis como ministro del Brexit hace una semana. El diputado Robert Courts, que sucedió a David Cameron en su escaño por Whitney, dimitió también el domingo como secretario parlamentario de Exteriores, en solidaridad con el ex titular del Foreign Office, Boris Johnson.

Johnson se desmarcó el lunes con un artículo en ‘The Daily Telegraph’ criticando el “semi-Brexit” de May y haciendo una llamada a la Gran Bretaña Global. El ex titular de Exteriores podría desmarcarse esta semana con un discurso en el Parlamento, que podría dejar en una posición muy comprometida a Theresa May.

La premier intentó diluir el nuevo brote de rebeldía dentro de su propio partido y anunció su disposición a aceptar enmiendas de los partidarios del Brexit “duro” siempre y cuando “no contradigan las políticas del Gobierno”. El portavoz oficial del Partido Conservador en el Parlamento, Julian Smith, mantuvo una reunión de última hora con Jacob Rees-Mogg, para evitar el bloqueo en la Cámara de los Comunes de la Ley de Aduanas, una de las piedras angulares del Brexit.

Rees-Mogg anunció de antemano la presentación de cuatro enmiendas y expresó su oposición tanto a la existencia a “un marco regulatorio común” con la UE para productos agrícolas e industriales como la firma de una “acuerdo de facilitación aduanera” que permita a los agentes británicos recaudar los aranceles de algunos productos importados.

La premier intentó convencer a los diputados del ala dura para encontrar un compromiso en la redacción de las enmiendas que pudiera ser aceptado por el Gobierno, para evitar que la votación del a Ley de Aduanas se convirtiera en la prueba de fuego parlamentaria del plan del 12 puntos presentado por May tras el cónclave con sus ministros en Chequers.

“El Gobierno lo apoya, las empresas lo apoyan y ha llegado el momento de presentar un frente común a la hora de negociar con Bruselas”, declaró un portavoz de Downing Street, que recordó la importancia vital de la próxima ronda negociadora prevista para esta semana, en la que debutará como ministro del Brexit el cinturón negro Dominic Raab, en sustitución de David Davis, que el mismo lunes expresó sus reservas al plan de May en el Parlamento.

Entre tanto, la ex secretaria de Educación Justine Greening se convirtió en la primera alta figura del Partido Conservador en defender públicamente la celebración de un segundo referéndum, una postura defendida hasta ahora por apenas una decena de diputados tories, entre ellos Anna Soubry.

Greening se desmarcó con una propuesta en las páginas de ‘The Times’ que tuvo un amplio eco en los foros políticos. “El plan de Theresa May está muerto de antemano porque no satisface ni a los partidarios del Brexit, que votaron por otra cosa, ni a los que como yo defendimos en su día la permanencia”, escribió la ex secretaria de Educación. “La única solución es que el pueblo tome la decisión final y arrebate el asunto a los parlamentarios, que están en un punto muerto”.

“El segundo referéndum debería dar a los votantes tres opciones: el acuerdo que propone May, un “no acuerdo” con Bruselas o la permanencia en la UE”, precisó Greening. “Lo que necesitamos no es más tiempo, sino una decisión para salir del atolladero. La incertidumbre actual tiene que acabar”.

El ex premier laborista Tony Blair, en un artículo publicado en la web del Instituto para el Cambio Global, defendió también la urgencia de una nueva consulta popular con tres opciones: ruptura “limpia” con la UE, Brexit “blando” o permanencia. “La pregunta puede resultar complicada, pero la complejidad no es insuperable”, advirtió. “Lo que resulta cada día más claro es que en este Parlamento no hay una mayoría para una o otra solución”.



elmundo

Related posts

El Ciudadano » Esta niña de 4 años fue asesinada… 78 años después retoman la investigación del misterioso crimen

admin

Auditorias alertaron en mayo que cuentas en Banco Unión “no cuadraban” | BOLIVIA

admin

Las lluvias seguirán este sábado por vaguada y onda tropical

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.