Rodexo
Colombia países

El país que votó el 11 muestra que la derecha está fuerte pero hay espacio para cambios

Loading...

Las elecciones del 11 demuestran lo que le dijo el académico Yann Basset a La Silla Llena: hay regiones consistentemente uribistas y otras antiuribistas Eso, que se notó en las elecciones de 2014, se repitió en el plebiscito de 2016 y se reiteró ahora.

Si se comparan los resultados de esas dos votaciones con las de las que obtuvieron en sus respectivas consultas los candidatos presidenciales Iván Duque, del uribismo, y Gustavo Petro, por firmas pero representando a la izquierda, en principio se ve una paulatina “derechización”, especialmente en departamentos como Norte de Santander y Valle del Cauca, o incluso en Bogotá

 

 

Esa evolución se ve todavía más fuerte si en lugar de compara los resultados de Duque y Petro, se toman las de las dos consultas en su conjunto, incluyendo los votos por otros candidatos (Marta Lucía Ramírez y Alejandro Ordóñez en la primera, Carlos Caicedo en la segunda) y los votos nulos o no marcados en cada una de ellas (aunque incluyen los votos antiuribistas por Ramírez o votos anipetristas por Caicedo):

 

 

Esa distribución especial, que como mostramos en el Plebiscito corresponde también a factores como las zonas más golpeadas por el conflicto (que son menos uribistas), muestra un país partido en dos incluso dentro de los diferentes departamentos

 

 

Al revisar en detalle las mayores votaciones, en las grandes ciudades la cosa estuvo reñida, menos en Medellín, donde ganó Duque. Al candidato uribista también le fue mejor en la mayoría de ciudades intermedias, y Petro solo le saca una ventaja notoria en Pasto y Sincelejo; si se comparan todos los votos de las consultas, la de izquierda solo gana fuertemente en Sana Marta, por los votos de su ex alcalde, Carlos Caicedo

 

 

Esos resultados, como los nacionales, reflejan la misma tendencia que tuvieron el No y Zuluaga, aunque aumentada: ganaron en Medellín pero no en otras grandes ciudades, y perdieron en Pasto. La diferencia más grane está en Cúcuta

 

 

Al final, queda claro que sí hay una tendencia fuerte a que los municipios sean más de derecha, partidos o de izquierda, pero parecería haber una tendencia hacia la derecha. 

Eso sin embargo, no es tan claro. Por Duque votó menos gente que por Zuluaga y por el No

 

 

Pero por Petro mucha menos gente que la que votó por Santos y por el Sí

 

 

y eso significa que la aparente derechización se debe a que el voto de la consulta de la derecha capturó mucho más del voto que se fue por Zuluaga y por el No, que Petro del voto de Santos y del Sí.

Esto se ve también en el mapa siguiente: en casi todos los municipios hubo más gente que votó a Senado sin votar a ninguna consulta (es decir, votantes que o no sabían de las consultas o no se sienten identificados por ninguna) que los que votaron por Duque o por Petro

 

 

y eso significa que hay votos en juego, que en principio no se sienten ni petristas ni uribistas, en todo el país. En total, fueron poco más de 8 millones de votantes contra 3.5 que votaron la consulta de izquierda y poco más de 6 la de derecha.

Incluso en Medellín hay espacio para crecer: aunque hay más votos por Duque que votantes a Senado y no a consultas, los 257 mil de ese último grupo pueden definir incluso la presidencia.

Para ver en concreto si en los lugares con votos ni uribistas ni petristas ya está definido el juego o las dos opciones tienen bases electorales que les permitan crecer (es decir, son municipios que no se caracterizan por ser fuertemente de una de las opciones, revisamos los votos de Antanas Mockus, el candidato ni uribista ni petrista más votado al Senado, y quien fue elegido sin maquinarias, por lo que sus votantes probablemente participen en primera vuelta.

Cruzamos el porcentaje de votos que obtuvo Mockus en cada municipio con qué tanto le sacó una consulta a la otra, es decir, que tan caracterizados son de izqueirda o de derecha.

Como se ve en el primer gráfico que sigue, en todos en los que le fue bien a Mockus (los de más arriba) le fue mejor a la derecha y por eso están pintados de azul. De hecho, solo en 3 de los 87 municipios donde sacó el 2 por ciento de los votos o más, sacó más votos la consulta de la izquierda.

Pero al cruzarlo con la diferencia entre Duque y Petro, los municipios donde Mockus tuvo votos quedan más en el centro y por eso son menos azules, como se ve en el segundo gráfico.

 

Eso muestra que en los lugares donde hay voto no amarrado probablemente hay un voto de centro derecha que no necesariamente es uribista.

Esos votos de centro derecha no uribista se suman a los más de 8 millones que sí participaron a Senado pero no a consultas, y muestran que aunque el mapa esté bastante claro entre izquierda y derecha, hay un margen grande para que crezcan los candidatos de esos dos polos o los que compiten por votos de centro, por lo menos para primera vuelta.


lasillavacia

Related posts

Marta, Mireia y Oriol Pujol, citados a declarar como investigados por blanqueo en la Audiencia Nacional | Espaa Home

admin

Administrativos de la UNA siguen en pie de lucha » Regional

admin

San Valentín mueve el comercio

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.