Cuba países

Un triunfo de la memoria sobre el olvido


La marcha estudiantil en Washington D.C. y decenas de ciudades del país fue un triunfo de la memoria sobre el olvido que siempre ha alentado al complejo industrial de las armas, al lobby que lo promueve y a los políticos que a ellos se pliegan. Con actos multitudinarios, en los que participaron estudiantes, padres y activistas, se envió el mensaje de que esta vez será diferente. De que las muertes prematuras y crueles de 17 inocentes en la secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland no caerá en la desmemoria y, de hecho, servirá –sirve ya– como catalizador de un movimiento cívico que aspira a devolverle la cordura a la nación en lo que concierne a las armas de fuego. Y salvar vidas.

El lema de “nunca más” bajo el cual se agrupan los jóvenes activistas cobra forma e inspira a millones de compatriotas de todas las vertientes políticas, sociales y étnicas. Decenas de empresas han roto sus lazos con la Asociación Nacional del Rifle, promotora principal de la compraventa de armas y de las leyes laxas que han convertido al país en un zafarrancho de combate en el que energúmenos de todo pelaje compiten por ver quién asesina, con armas típicas de la guerra, a la mayor cantidad de inocentes. Otras cadenas de tiendas han variado sus políticas de venta de armas. La Florida adoptó su primera ley sobre el control de armamentos en dos décadas. La víspera de la marcha el Congreso aprobó una ley presupuestaria que incluye un ligero fortalecimiento del examen de antecedentes de los compradores y que anula la prohibición de realizar estudios federales sobre la violencia de las armas, una de las medidas canallescas que había auspiciado la NRA. Y el presidente Donald Trump propuso prohibir la venta de culatas de recambio, dispositivos que transforman los rifles en ametralladoras.

Pero los sobrevivientes de la matanza de Parkland saben que hace falta mucho más para protegerse y proteger a nuestros hijos y nietos -y a todos los inocentes- del delirio criminal de las armas. Por eso hacen otras demandas que a un tiempo respetan el derecho a la tenencia que consagra la Segunda Enmienda y plantean mayores protecciones.

En un documento denominado Manifiesto de Parkland, los jóvenes exigen prohibir la venta de armas semiautomáticas que disparan gran número de balas a altas velocidades; prohibir la venta de accesorios que se usan para crear armas automáticas; establecer un banco de datos sobre las ventas y comprobación de antecedentes de los compradores; modificar las leyes de privacidad para que los médicos puedan alertar a las autoridades sobre pacientes mentales que representan un peligro para sí mismos o para otros; eliminar las lagunas que permiten comprar armas sin restricciones en ferias; permitir que los Centros para el Control de Enfermedades recomienden reformas sobre las armas; elevar de 18 a 21 la edad legal para adquirirlas, y aumentar los fondos para la seguridad escolar.

El intenso activismo de los sobrevivientes de Parkland comenzó al día siguiente de la matanza. Cuatro días después, sus líderes llegaron a un consenso sobre el lema del movimiento, Never Again, y planificaron la marcha del pasado sábado, la cual se reprodujo en 800 ciudades del mundo. Un hermoso gesto de solidaridad extranjera basada en nuestra común humanidad. Pero la misión de estos jóvenes audaces no ha sido fácil. Desde el primer momento han enfrentado la incomprensión y el recelo de sectores conservadores, los ataques implacables de la NRA y el odio visceral de los fanáticos de las armas. Algunos descerebrados propagan teorías conspirativas que en redes sociales explotan agentes pagados de regímenes enemigos de nuestra democracia. El FBI ya los investiga.

Frente a esta cadena de disparates y maldades, los sobrevivientes de Parkland permanecen firmes y decididos. A quienes ven con escepticismo sus propuestas de cambios –entre los que he estado yo mismo– advierten con lucidez que ellos son el cambio, lo encarnan. Es así como del caos en su escuela secundaria parece estar surgiendo una generación mejor que la nuestra. Al menos en lo que respecta a las armas.

Periodista cubano. @dmorca

clubwifiusa

elnuevoherald

Related posts

San Keylor takes off

admin

Conocé el verdadero significado de algunos de los “emojis” más populares

admin

Destina CEAV 161 mdp para atender a víctimas

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.