Rodexo
países Uruguay

Referendo en Ecuador, un termómetro sobre los ocho meses de gestión


El referendo de este domingo en Ecuador sobre la reelección indefinida será en los hechos para el presidente Lenín Moreno una suerte de termómetro de sus ocho primeros meses de gestión, en los que se distanció de muchos de sus antiguos amigos de izquierda –como su mentor y expresidente, Rafaal Correa– y sorprendió al mismo tiempo a varios opositores que temían la misma línea dura impulsada por su antecesor.

Moreno (64) llegó al poder en mayo con el inequívoco apoyo del partido Alianza País y de la mano de Rafael Correa, que en este momento pasó a ser su principal enemigo político.

Para Correa, Moreno es un “traidor” a ultranza por haber defendido a capa y espada la consulta popular que busca eliminar algunos de los principales símbolos del gobierno de Correa, como la norma que consagra la reelección indefinida y a la que el presidente se opone abiertamente por ser un firme defensor de la alternancia en el poder.

Antes de llegar a la Presidencia en mayo, el exvicepresidente Moreno –que se desplaza en silla de ruedas desde 1998 tras haber recibido un disparo durante un asalto– trabajó para las Naciones Unidas en asuntos vinculados a la discapacidad y accesibilidad.

Abandonó ese puesto al aceptar la candidatura presidencial para los comicios de abril en los que venció en segunda vuelta al candidato de centro derecha, Guillermo Lasso, su mayor detractor hasta que Moreno generó instancias de diálogo con todos los sectores y comenzó a criticar abiertamente la gestión de Correa.

Considerado como la cara amable de Alianza País, Moreno es de hablar pausado, aunque tiene una actitud serena y es crítico con la postura de confrontación que caracteriza a Correa.

Desde la campaña electoral, Moreno aseguró que mantendría los principios originales y espíritu de la Revolución Ciudadana, el proyecto de la izquierda ecuatoriana impulsado por Correa y que adoptó el “Socialismo del Siglo XXI”.

No obstante, advirtió que le daría su impronta de conciliación en una sociedad que había quedado fragmentada políticamente, lo que hoy le concede una popularidad en torno al 70 %, aunque hay quienes critican que aún mantenga en su gabinete a antiguos colaboradores de Correa.

Moreno acostumbra a bromear en sus intervenciones públicas, pero en los últimos días no ocultó su molestia por las críticas a la convocatoria al referendo.

El presidente siempre manifestó en contra de la reelección indefinida, promovida por el expresidente Correa.

Ese aspecto fue el punto de discordia entre ambos, lo que llevó a una ruptura entre morenistas y correístas que el Tribunal Contencioso Electoral resolvió en favor de Moreno, a quien entregó el control de Alianza País.

Como consecuencia de esa medida, Correa y sus aliados se desafiliaron del movimiento.

Por esa razón, analistas políticos consideran que la consulta popular constituye un punto de inflexión en la historia política rreciente del país, que podría validar la gestión del gobernante basada la pluralidad y el diálogo.

Licenciado en Administración Pública, profesor de secundaria y promotor turístico antes de haber llegado a la política, Moreno –casado, padre de tres hijas y abuelo de trillizos– concretará a través de la consulta popular una de sus más grandes convicciones: que el poder no sea patrimonio de un solo partido o una única persona.

Si ya antes criticaba la reelección indefinida, durante la campaña reivindicó que el poder es “lastimosamente una droga que embriaga en exceso” y convierte a los gobbernantes en “más autoritarios, más confrontadores, más corruptos”.

Más allá del resultado, al día siguiente Moreno deberá apelar a su vocación dialoguista para gobernar y conseguir acuerdos para aprobar leyes en un Parlamento donde el oficialismo quedó maltrecho tras la ruptura en Alianza País.

Moreno –que en los últimos meses ha estado de luna de miel con la oposición– comprobará desde este lunes si los apoyos en círculos ideológicamente antagónicos continúan siendo firmes o se desvanecen cuando adviertan que Correa no podrá postular a la Presidencia en caso de que este domingo se derogue la reelección indefinida.

Fuente: Agencias





elobservador

Related posts

Ivanka Trump ha solicitado 173 registros de marcas en 21 países

admin

La caída en Competitividad y el estancamiento actual es solo responsabilidad del gobierno y no puede eludirla. Por Jorge Pizarro senador Comisión de Hacienda

admin

El PP planteará un recurso para impedir la investidura telemática de Puigdemont | España

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.