fbpx
México países

¿Quién más Andrés?


Esta semana, tocó la invitación a personajes de la extrema derecha, como lo son dos ex dirigentes del PAN, Germán Martínez y Manuel Espino.

Foto propiedad de: Internet

A punto de que terminen las precampañas el próximo 11 de febrero, todo indica que el engrudo se le está “haciendo bolas” a Andrés Manuel López Obrador, Morena y la izquierda sumisa.

Durante este periodo de precampaña con el ánimo de tratar de generar una imagen de liderazgo electoral, han aceptado o incluso, invitado a cualquier personaje que busque un cargo de elección sin importar si se encuentra en la banca política o que tenga cuestiones pendientes con la justicia y que no tengan nada, pero nada en común con los principios y programas con que supuestamente nació Morena.

Esta semana, tocó la invitación a personajes de la extrema derecha, como lo son dos ex dirigentes del PAN, Germán Martínez  y Manuel Espino.

De ambos personajes se puede decir que estaban en la banca política y habían caminado de fracaso en fracaso en sus intenciones de regresar activamente a posiciones de poder e influencia y luego de que su líder, Felipe Calderón, quedó marginado, pues buscaron otras alternativas.

No se puede soslayar el hecho de que estos ex dirigentes de Acción Nacional fueron los diseñadores y orquestadores de la campaña en contra de AMLO, primero en su proceso de desafuero en 2005 y después durante la campaña presidencial de 2006 cuando trataron de convertir a Andrés Manuel en un “peligro para México”.

El Yunque a Morena Tanto Germán Martínez como Manuel Espino son integrantes de la ultra derecha yunquista que por programa y principios siempre han estado en el lado opuesto del tabasqueño. Sin embargo, al quedar en la orfandad política hoy curiosamente están ya redimidos y se incorporan a las filas de Morena.

Las incongruencias, los estigmas y las contradicciones flotan en el aire. Empezando por Germán Martínez, quien inició la administración del presidente Felipe Calderón como el secretario de la Función Pública y luego se convirtió en presidente del PAN, en sustitución de Manuel Espino.

Fiscalía de carnales Las suspicacias y la desconfianza de la invitación al panista, viene de las dos partes: Andrés Manuel, luego de dar a conocer una terna de propuestas para encabezar la Fiscalía General de la Nación, se sacó de la chistera a uno de los personajes que más cuestionó durante la administración de Felipe Calderón, precisamente por haber sido un secretario de la Función Pública sin pena, ni gloria y sí con el estigma que le endilgó el tabasqueño, el de proteger a los rateros.

Para Martínez Cázares los insultos anteriores se olvidaron y hasta salió a la defensa de AMLO, al cuestionar que el miedo de la clase política a que el dirigente de izquierda sea presidente de México no es más que “pánico a perder privilegios para cosechar dinero al amparo del poder”.

Mientras que para AMLO quedó en el olvido que Martínez Cázares haya dicho y hecho infinidad de cosas en su contra. En una entrevista publicada en El Universal, previo a las elecciones del 2009, el entonces dirigente nacional del PAN se refería a AMLO como un personaje que ha hecho “mucho daño al país, a la convivencia entre los mexicanos” para luego reafirmar su filiación a la extrema derecha yunquista, cuando respondió al cuestionamiento sobre quién tenía el control del PAN, aseguró: “Todos tenemos un pequeño yunque que llevamos adentro”. Después de las elecciones intermedias de 2009, Martínez Cázares renunció como dirigente del PAN, luego de que este partido sufriera una de las peores derrotas en su historia y que provocó que en el 2012 cayera hasta el tercer lugar. Aun después de las elecciones de 2012, el actual aliado de AMLO cuestionaba al entonces candidato perdedor, abanderado del PRD, al equipararlo con los gobiernos de Ecuador y de Cuba por anteponer una decisión personal a las instituciones y a la ley. En aquel momento Germán Martínez decía: El presidente Correa abusó de la figura internacional del asilo, para atizar en Latinoamérica el sentimiento antinorteamericano.

Proteger en su sede diplomática de Gran Bretaña al pirata informático Assange -acusado de delitos sexuales- no es un acto destinado a fortalecer el respeto a los derechos humanos, es la típica fanfarronería para nutrir de aplausos fáciles al gobernante populista… Por su parte, el Gobierno cubano abrió sin garantías de independencia e imparcialidad, y sin transparencia, un juicio a un anticastrista español, Ángel Carromero, quien de visita a la isla tuvo un percance en su auto, y en el siniestro murió Oswaldo Payá, el líder más importante de la disidencia cubana.

El proceso penal, por su hermetismo, celeridad inusitada y la severa pena de siete años de prisión solicitada por el fiscal, tiene un tufo a venganza política contra un opositor. También aquí el manejo de la justicia mira la conveniencia política.

Y para rematar su comentario, aseguraba que la impugnación electoral de López Obrador ante el Tribunal Electoral tiene el mismo objetivo del asilo a Julián Assange o la acusación a Ángel Carromero: aprovechar y explotar a las instituciones del estado de derecho para emprender una ofensiva política contra los adversarios. Ni Correa ha demostrado compromiso pleno con la libertad de expresión, ni Cuba respeto absoluto a los derechos humanos, ni Andrés Manuel lealtad democrática y acatamiento de las sentencias electorales. Espino Y qué decir del otro fichaje de AMLO, el ex presidente del PAN, Manuel Espino, quien en 2006 orquestó como presidente del PAN el triunfo de Felipe Calderón y seis años más tarde, después de haber sido desplazado y corrido del blanquiazul, se refugió, junto con una organización que pretendió convertir en partido político y que nunca logró, en apoyo del entonces candidato del PRI a la presidencia de la República, Enrique Peña Nieto. Manuel Espino, como Secretario General, primero y luego como presidente del CEN del PAN, fue el encargado de implementar las estrategias definidas por los mandos de la Organización del Yunque y personalmente ha ejercido presión y coacción sobre numerosos militantes de ese partido. En su calidad de presidente de la Organización Demócrata Cristiana de América y como presidente del PAN ha obtenido y manejado información y documentos estratégicos que pone a disposición de quienes buscan -mediante la conspiración- alterar el orden constitucional para establecer un régimen absoluto y supranacional conforme a la corriente extremista de derecha a la que pertenece.

Ahora, el sonorense por adopción, acepta que ha cambiado su opinión sobre Andrés Manuel López Obrador. Ya no lo ve como un peligro para México, como solía pintarlo cuando era presidente del PAN, en la campaña presidencial de 2006 y, ahora, existe una posibilidad de que  el movimiento Ruta 5, del que es miembro, pueda apoyarlo en las elecciones del 1 de julio.

La izquierda agachada y sumisa Y ante todo esto qué pensarán personajes como Ricardo Monreal, otro que ha pasado por más de cinco partidos y que cuando defendía a AMLO desde el PT en contra de Calderón, aseguraba que la elección que ganó el panista fue producto de una negociación entre Roberto Madrazo con Manuel Espino, y citaba un supuesto cable de la embajada de Estados Unidos en México, por lo que demandaba la revocación del mandato de Calderón. Ricardo Monreal comentó en su momento que “Espino y la hermana de Calderón, Luisa María, acudieron en una actitud entreguista y se cumplió al pie de la letra lo que negociaron. Igual lo hizo Germán Martínez, quien se puso de rodillas ante el embajador”.

Qué harán los de la izquierda agachona que se ha unido a AMLO, ¿seguirán en su zona de confort esperando las dádivas de Morena?

Ebrard

¿Por qué Andrés Manuel invita como Fiscal General a Martínez Cázares, justamente cuando anuncia la incorporación de Marcelo Ebrard a su campaña y como posible candidato al Senado de la República? Sobre todo, cuando en 2012 se abrió una investigación en contra del ex jefe de Gobierno que, para salvarse, pretendió obtener fuero vía Movimiento Ciudadano al amparo de Dante Delgado aunque por cuestiones de legalidad no logró postularse y por lo tanto tuvo que huir del país.

Cómo va a conciliar AMLO a las corrientes de fanáticos, tanto de izquierda como de derecha que está sumando a sus filas, tales como Democracia Cristiana y al Yunque, con personajes como Ricardo Monreal y las corrientes radicales de la CNTE, o tener de un lado a los católicos y de otro lado a los cristianos como él, con el PES y Erick Flores. Aquí vale recordar la carta que escribió el poeta Javier Sicilia a AMLO, donde lo cuestiona por su propuesta de amnistiar a los delincuentes: “Me simpatizas más que cualquier otro de los candidatos a la Presidencia de la República, pero me repugnan tu mesianismo y tus aires de redentor que, al igual que lo han hecho otros, he criticado a riesgo de tener que soportar el linchamiento en redes de muchos de tus correligionarios; incluso, en 2011, una amenaza de muerte. Me disgustan también algunas de tus ocurrencias que nacen de ese mismo redentorismo, como cuando en 2011 propusiste una “república amorosa”, despropósito que critiqué en mi artículo “¿Es posible una república amorosa?” (Proceso 1833)”. Es un tema de alta importancia, ¿cómo va conciliar a sirios y troyanos? El riesgo de la mezcla es que no funcione, no pegue y se pudra.

En fin, el engrudo se le está haciendo bolas y puede llegar el momento en que ya no pueda controlarlo.

 



sdpnoticias

Related posts

Monseñor Juan Rubén Martínez, obispo de Posadas se reunió a solas con Francisco

admin

«La Ciencia es una tarea de los jóvenes» › Ciencia › Granma

admin

Qué fue del plan del gobierno para crear 111 mil empleos: luces y sombras

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.