fbpx
Noticia

Donald Trump proclama “un nuevo momento estadounidense” con su vieja retórica en su primer discurso del Estado de la Unión


Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Trump utilizó su discurso para hablar de los temas que ya marcaron su campaña electoral en 2016,

“Este es nuestro nuevo momento estadounidense. Nunca hubo un mejor momento para empezar a vivir el sueño americano”.

Estas son algunas de las consignas que Donald Trump pronunció en la noche de este martes en su primer discurso del Estado de la Unión, que utilizó principalmente para destacar sus logros económicos al frente de la Casa Blanca y dejar clara su intención de asegurar el poderío militar de su país para hacer frente a amenazas como las de Corea del Norte.

Así, el presidente estadounidense remarcó que su administración impulsó “los mayores recortes de impuestos y reformas” en la historia del país que supusieron “un alivio” para la clase media y las pequeñas empresas.

También subrayó haber superado “décadas de acuerdos comerciales injustos” que sacrificaron la prosperidad y riqueza del país.

Trump destacó las amenazas que suponen para EE.UU. “los estados parias, los grupos terroristas, y rivales como China y Rusia, que desafían nuestros intereses, nuestra economía y nuestros valores”.

Derechos de autor de la imagen
AFP

Image caption

Melania Trump estuvo presente durante el discurso de su marido.

Por eso, pidió que se asegure la financiación del ejercito estadounidense y se “reconstruya y modernice nuestro arsenal nuclear (…) haciéndolo tan fuerte que evite cualquier acto de agresión”.

El mandatario estadounidense no se olvidó del régimen de Corea del Norte, diciendo que están llevando a cabo una campaña de “máxima presión” para acabar con la amenaza nuclear que la nación asiática representa para su país.

Además de recordar las sanciones que su administración ha impuesto a Cuba y Venezuela, Trump dijo que pidió a su secretario de Defensa mantener abierta la prisión de Guantánamo, dando marcha atrás en el cierre ordenado por su predecesor Barack Obama.

Inmigración

Trump también hizo referencia a la inmigración, que fue uno de los temas clave de su campaña electoral en 2016, y que ahora se ha convertido en uno de sus principales puntos de desencuentro con los demócratas.

“Las comunidades que luchan, especialmente las comunidades de inmigrantes, también serán ayudadas por las políticas de inmigración enfocadas en los mayores intereses de los trabajadores y familias estadounidenses”.

  • ¿Qué es la inmigración en cadena y por qué Donald Trump quiere eliminarla?

El líder republicano aseguro estar “extendiendo una mano abierta” hacia los demócratas para superar sus divisiones en este asunto y “proteger a nuestros ciudadanos de cualquier antecedente, color y credo”, dijo.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Entre los invitados que siguieron el discurso en el Congreso se encontraban los familiares de dos niñas asesinadas por la pandilla MS-13 (Mara Salvatrucha) en Nueva York.

El mandatario dijo que iba a impulsar una nueva legislación para reformar el sistema migratorio, que incluirá un camino hacia la ciudadanía para 1,8 millones de jóvenes indocumentados, la construcción de un muro en la frontera con México y el fin de la lotería de visas y de lo que denominó como “migración en cadena” que permite a los residente legales a traer a familiares a EE.UU.

Entre los invitados que siguieron el discurso en el Congreso se encontraban los familiares de dos niñas asesinadas por la pandilla MS-13 (Mara Salvatrucha) en Nueva York.

Trump dedicó varios minutos de su discurso a hablar de los peligros de las pandillas, y aseguró haber expulsado a miles de miembros de estos grupos del país.

  • La controvertida visita de Donald Trump a Brentwood, la localidad de Nueva York estremecida por la violencia de la Mara Salvatrucha
  • “100 puñaladas, lo decapitaron y le extrajeron el corazón”: el brutal asesinato de la Mara Salvatrucha en un parque de Estados Unidos

El mandatario también hizo referencia a la epidemia de muertes por consumo de opiáceos que afecta a EE.UU. desde hace años.

Tacto suave, bordes afilados

Análisis de Anthony Zurcher, BBC News

Puedes decir mucho acerca de un discurso del Estado de la Unión en función de por dónde elige comenzar el presidente.

El martes por la noche, Donald Trump pronunció un pulido discurso que comenzó alabando su récord económico. Menor desempleo. Confianza restaurada del consumidor y de los negocios. Un mercado bursátil más alto (al menos hasta hoy).

Los resultados de las encuestas sobre Trump están por debajo de lo que cabría esperar de un líder que dirige una economía próspera. El presidente, en su discurso, se propuso tratar de cambiar eso.

En lo que respecta a la política, Trump ofreció algunas sugerencias bipartidistas con pocos detalles, tales como abordar los altos precios de los medicamentos con receta, la inversión en infraestructura, la capacitación laboral y la reforma penitenciaria.

Donde el presidente se detuvo, sin embargo, fue en temas tan divisorios como siempre. Los himnos al patriotismo y los valores tradicionales serán vistos por los demócratas como un reavivamiento de las guerras culturales. Habló de la libertad religiosa y defendió el himno nacional, y los demócratas se sentaron con caras largas.

La promesa del presidente de tender una mano abierta para negociar sobre inmigración estuvo rodeada de extensas referencias a la criminalidad de los inmigrantes y un golpe velado acerca de que “los estadounidenses también son soñadores”.

Este discurso tuvo un tacto más suave. El lenguaje fue delicado. El borde, sin embargo, seguía siendo afilado.

La respuesta demócrata

El congresista por Massachussets Joseph Kennedy III fue el encargado de dar la respuesta de los demócratas al discurso de Trump.

Aseguró hablar en nombre de los “estadounidenses que se sienten olvidados y abandonados”, se lamentó por lo que considera un “país fracturado” y describió la presidencia de Trump como un “caos”.

“Muchos pasaron el año pasado ansiosos, enfadados, con miedo”, dijo.

Image caption

El congresista de Massachusetts Joseph Kennedy III describió la presidencia de Trump como “un caos”.

“Los matones pueden dar un golpe. Pueden dejar una marca. Pero nunca, ni una sola vez, en la historia de Estados Unidos lograron igualar la fuerza y ​​el espíritu de un pueblo unido en defensa de su futuro”, aseguró.

Alrededor de una docena de legisladores demócratas boicotearon el discurso de Trump no acudiendo al Congreso.

Una de ellas, la congresista de California Maxine Waters, le dijo al canal de noticias MSNBC: “¿Por qué gastaría mi tiempo en ir a sentarme y escuchar a un mentiroso?”.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



BBC

Related posts

Diez años de cárcel por agredir sexualmente a la sobrina de su novia de cuatro años

admin

Sierra Nevada cierra toda la jornada por rachas de viento de más de 100 kilómetros por hora

admin

Google rompe con Huawei y pone en riesgo su negocio de móviles

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.