fbpx
Cuba países

De negro contra el abuso y la discriminación


Sobre el tapete rojo de los premios Globo de Oro recién celebrados en USA, vimos desfilar a importantes actrices y actores, directoras y directores, libretistas y toda clase de cineastas vestidos totalmente de negro.

Este bien orquestado acto envió un categórico mensaje de rechazo contra el abuso sexual y a la discriminación que han sufrido las mujeres en Hollywood y, en general, en el mundo de la farándula por décadas.

Nadie puede negar cuán impactante fue la unidad mostrada por las mujeres, de todas las edades y razas, allí presentes y por las determinantes palabras de aquellas premiadas, como Barbra Streisand, única mujer galardonada con un Globo de Oro como directora (1984), y Oprah Winfrey quien, prácticamente, dejó cimentado su camino hacia una candidatura presidencial.

Se puede asegurar que en este medio se rompió para siempre el silencio que encubría a los abusadores, la mayoría bien reconocidos como tales, pero siempre protegidos por una alcahuetería vergonzosa y por miedo a las consecuencias quienes osaran enfrentarlos o denunciarlos.

La avalancha de imputaciones y denuncias en los últimos meses parece indetenible; no solo en Hollywood y en el medio cinematográfico, sino en casi todas las profesiones.

Deportistas, modelos, periodistas de todos los medios, políticas y ejecutivas, han acusado a sus médicos, jefes y colegas, algunos hasta ahora tenidos como muy respetables, de violación, acoso sexual, discriminación y aberrantes humillaciones. Felicitaciones a ellas por su valor y honestidad.

En Londres, mujeres periodistas de la BBC han denunciado una injusta desigualdad salarial y exigen: “igual pago por igual trabajo”; atacando otro de los grandes abusos que se cometen contra las mujeres en el mundo.

Sin embargo, debemos tener en cuenta que, para que este valioso momento de unidad y valentía entre las mujeres perdure y resulte en respeto generalizado hacia nuestra sexualidad, nuestro cuerpo y nuestras carreras, se debe evitar la exageración a toda costa.

Creo que estamos muy cerca de un tipo de histeria colectiva. Un beso robado, una mano atrevida, un piropo inapropiado, algo sucedido hace décadas, hoy es presentado como un crimen y castigado como tal.

La mujer debe ser muy clara en diferenciar un crimen de una galantería, quizá molesta u ofensiva, pero lejos de ser un acto criminal.

Hemos avanzado muchísimo en nuestros derechos, por lo tanto debemos tomar responsabilidad por el resultado de nuestros actos, palabras y apariencia. No podemos actuar siempre como víctimas inocentes, ni señalar al hombre indiscriminadamente como depredador sexual.

La carta firmada por un importante grupo de mujeres académicas, intelectuales, artistas y profesionales francesas así lo plantea. No se puede pensar que todo avance sexual hacia una fémina es un atropello o un crimen. Sin duda, debemos exigir respeto, pero no podemos exigir que los hombres actúen como eunucos cuando la mujer despliega sus encantos.

La denuncia oportuna y el respeto entre los sexos es la clave de la igualdad.


elnuevoherald

Related posts

Barcelona firma a Junior Firpo | Noticias de El Salvador

admin

Venezuela rechaza sanciones contra hijo del presidente Maduro

admin

Indignación en Nueva Zelanda por una entrevista “sexista” a su primera ministra

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.