fbpx
países Panamá

Crecimiento del 5.4% vergonzoso


Con bombos y platillos se proclama ante el mundo nuestro crecimiento económico del 5.4% durante 2017. Somos la envidia de muchos países, pero una inmensa mayoría de panameños nos preguntamos dónde está ese bendito 5.4%. ¿Por qué yo no lo veo ni lo siento? ¿Por qué los pequeños negocios sufren, el rebusque y el trabajo informal aumentan, la economía familiar se encoge, la agricultura y la ganadería retroceden, la educación y la salud tienen graves deficiencias? ¿Por qué?

Por alguna misteriosa razón, ese 5.4% se queda allá arriba, atascado en ese minúsculo grupo de privilegiados que maneja los hilos del poder en una pequeña nación conformista, con actitud tímida ante el cáncer de la corrupción y, para colmo, con una deficiente cultura política que le impide votar por los mejores y más honestos. Afortunadamente, voces autorizadas como la del reconocido jurista Carlos Bolívar Pedreschi abogan por la llegada a la Corte Suprema de Justicia de dos matronas de la anticorrupción.

En días pasados, transitando por la ciudad de Colón totalmente inundada y con las calles destrozadas por unos arreglos que no se sabe cuándo terminarán, pensaba en la increíble capacidad de aguante de esa población resignada a su suerte, con su dignidad por el piso recibiendo jamones y algunos politiqueros deseando una feliz Navidad, que tuvo de todo menos felicidad. Ni qué hablar de las pequeñas empresas turísticas de la costa arriba de Colón, las cuales lucharán por sobrevivir al nuevo incremento del salario mínimo cuyo impacto será más notorio debido a la ilógica y contraproducente decisión de clasificar la zona como “Región 1” para obligar al pago de un salario mínimo igual al de la ciudad de Panamá, todo lo cual está generando desempleo e informalidad. Varios negocios han cerrado, y seguramente vendrán más cierres a partir de enero. ¿Es ese nuestro gran crecimiento económico?

Es como si los dueños de ese 5.4% de crecimiento no quisiera que las micro y pequeñas empresas levanten cabeza, a pesar de ser enormes generadoras de empleo. Contrasta esa actitud con los discursos cargados de emotividad y promesas cuando llega la época electoral. En ese momento se transforman dramáticamente y recorren todos los rincones del país ofreciendo leche y miel por todas partes. ¿Cuándo despertaremos?

A lo mejor nuestros nietos tendrán el placer de tener los políticos nuevos que tanto anhelamos, esos hombres y mujeres limpios, intachables, con una verdadera vocación de servicio a la comunidad y que no se dejen absorber por el enorme poder de multimillonarios que solo piensan en su beneficio personal. Solo en ese momento podremos ver cómo esos altos porcentajes de crecimiento bajan hasta los más necesitados de nuestra sociedad. Solo así podremos ufanarnos todos, ante el mundo entero, de nuestra bonanza económica.

Por ahora, los únicos que alardean son los dueños del poder. Los demás solo podemos alardear de que nuestra selección de fútbol está en Rusia.

El autor es microempresario turístico



prensa

Related posts

Passalacqua destacó que la provincia sea elegida como escenario de locaciones audiovisuales

admin

Clubes de Serie B han sido multados más de 70 veces por la falta de un médico en los partidos de fútbol

admin

EEUU agrega a nuevas entidades cubanas a su “lista negra”

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.