fbpx
Guatemala países

“Todos los grupos de poder van a tratar de incidir en la elección del Fiscal General” Edgar Gutiérrez


Más noticias que te pueden interesar

Dicho procedimiento es comparable en importancia con los comicios del próximo año, sostiene Gutiérrez, porque está en juego la lucha contra la corrupción iniciada en 2015. Todos los grupos de poder del país, incluidas las estructuras criminales que se mantienen incrustadas en el Estado, buscarán influir en la designación del próximo Fiscal General, sostiene el entrevistado.

Para 2018, ¿cuáles grupos influyentes serán protagonistas y por qué?

– Empezaremos el año con la elección de la nueva junta directiva del Congreso que es clave sobre todo para ver si en esa institución se logra concertar una agenda mínima de reforma a las leyes Electoral, de Competencia, Servicio Civil, Aceptación de Cargos, entre otras. El Congreso será clave porque terminó 2017 con la más baja calificación en la historia de Guatemala. Encuestas dicen que el grado de aceptación entre la población es del 4 por ciento, eso nunca se había visto. Lo que haga o deje de hacer el Congreso también va a tener repercusiones en la certificación de los Estados Unidos para el Plan de la Alianza para la Prosperidad.

 El siguiente evento será la elección del nuevo Fiscal General, que es clave por la lucha contra la corrupción y las estructuras criminales. En primera instancia la atención va a estar centrada en la Comisión de Postulación, puesto que una buena selección de seis candidatos deja al presidente (Jimmy Morales) condicionado a elegir entre buenos candidatos. Pero si la Postuladora es infiltrada o permeada por intereses espurios o de mafias, entonces el presidente puede estar mal orientado a escoger un mal Fiscal General que pueda desandar todo lo que la fiscal Thelma Aldana ha hecho durante estos años. Un mal fiscal, además, dificultaría el trabajo de coordinación con la CICIG.

¿Cómo se visualiza esa elección del Fiscal General en un año preelectoral y en el que se han anunciado que se darán a conocer nuevos casos de corrupción?

– En los casi 35 años que llevamos de democracia, nunca habíamos tenido una elección de Fiscal General tan vital como ahora. Todos los grupos de poder van a estar concentrados y van a tratar de incidir en la elección del Fiscal General, tanto en los candidatos y en la selección final, porque en estos años se demostró el poder que tiene un fiscal independiente. Va a ser una elección de tanta o mayor importancia que las elecciones generales previstas para 2019.

Entonces, ¿lo más importante en el ámbito socio político será esa elección?

– Correcto. Ese es el proceso que va a definir muchas cosas en el futuro. No dudo que vayamos a tener esta elección que es fundamental sino también un aceleramiento y reforzamiento de los casos que ha venido investigando la CICIG. Esto que podemos esperarlo en el primer cuatrimestre del año va, sin duda, a estremecer los cimientos del sistema de poder político y económico en Guatemala.

¿Se podrían tocar estructuras que antes no habían salido a luz?

– O que eran intocables. Que eran sottovoce que todo mundo decía, hablaba; pero nadie comprobaba y menos, alguien se atrevía a trastocarlos. Diría que sería una constelación amplia de poderes legítimos e ilegítimos, legales e ilegales que han medrado de las debilidades del Estado de Derecho y que, a medida que ese Estado ha sido débil, ellos han sido más fuertes.

¿Qué se puede esperar del presidente de la República, del Congreso y de la clase política en general si se continúa con la aplicación de la Ley Magnitsky por parte de EE. UU.?

– El país ya está en la vitrina, no solo de políticas propias de los Estados Unidos, sino de la Unión Europea y de organismos multilaterales. Entonces, la atención va a estar concentrada en qué tipo de legislación –si a favor o en contra de la impunidad– promueve el Congreso, qué tipo de fiscal elige el presidente, y no solo de fiscal sino de autoridades que vengan a favorecer o no, la impunidad; porque se anticipa cambio en Gobernación, es probable que haya también un estira y encoge en la SAT, entidades que han sido claves en los últimos años en la lucha contra la corrupción y la implantación del Estado de Derecho.

 Además, nos viene la elección del nuevo contralor, y si se hacen mal las elecciones allí; no solo esta Ley Magnitsky sino que también la certificación del Plan de la Alianza para la Prosperidad se puede poner en contra del régimen guatemalteco si se da marcha atrás en los esfuerzos que se han hecho en la lucha contra la corrupción.

Con la aplicación de la Ley y con las acciones anunciadas para el próximo año, ¿EE. UU. le está enviando mensajes a Jimmy Morales?

– Sin duda. Y los mensajes son muy claros, o acuerpa la lucha contra la impunidad y la corrupción, o su gobierno se debilita y se aísla internacionalmente. Es muy importante subrayar que esos mensajes no solo vienen de la administración: el Departamento de Estado, de la Secretaría del Tesoro; viene de un acuerdo multipartidario en el Congreso y eso es algo más sólido porque significa que no importa quién esté en la Casa Blanca: demócratas o republicanos, (porque) hay una política de Estado permanente de largo plazo por parte de Washington hacia Guatemala.

Si el Presidente continúa distante del MP y  la CICIG ¿qué consecuencias traería para él y su gobierno?

– Jimmy Morales ha caído en el aprecio popular de un 52 por ciento hace un año, a un 19 por ciento ahora. Es un desgaste que en un segundo año de gobierno no habíamos visto durante el periodo democrático, y esto obedece a dos razones: una, la inoperancia absoluta del gobierno central, la pérdida de capacidad casi total de prestar los servicios básicos de salud, educación y de infraestructura. Y dos, al distanciamiento a lo que la población percibe como renuencia del presidente de acuerpar la lucha contra la corrupción y la impunidad; de haber puesto por delante los intereses familiares a los intereses de Estado.

Entonces, si el presidente continúa con esta actitud, su debilitamiento va a llegar a un punto que no conocemos hasta ahora, un presidente aislado, sin Congreso, sin respaldo popular. Vamos a tener que llevarlo en andas hasta el proceso electoral en el año siguiente.

“En primera instancia la atención va a estar centrada en la Comisión de Postulación”.

“Diría que sería una constelación amplia de poderes legítimos e ilegítimos”.

“Jimmy Morales ha caído en el aprecio popular de un 52 por ciento hace un año, a un 19 por ciento ahora”.



elperiodico

Related posts

Hijo de Jean-Claude se declara culpable de conducta desordenada

admin

Policía arresta a cinco personas por bloqueos en La Paz

admin

‘Mamá Lola’ celebró con sus 10 hijos, 23 nietos y 2 bisnietos

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.