fbpx
países Uruguay

El debe en artes visuales


Buenos Aires vive este fin de año un aluvión de muestras internacionales de gran envergadura: Miró en el Museo Nacional de Bellas Artes, México Moderno con obras de Frida Kalho y Diego Rivera en Malba, Ai Weiwei en Fundación Proa y una muestra virtual de Björk en la Usina del Arte para la que los jóvenes hacen cola. O sea, hay para todos los gustos. Mientras tanto, Montevideo las ve pasar de costado.

La última gran exposición internacional que visitó nuestra capital fue la del célebre fotógrafo estadounidense David LaChapelle llamada Diálogos imaginarios el año pasado. Cien de sus obras se mostraron en el Espacio de Arte Contemporáneo, el Centro de Fotografía Montevideo (CdF), AGADU y Fundación Unión (que cerró a fin de año). Este último espacio de arte que depende de la agrícola Unión Group, fue el articulador uruguayo para traer la muestra que manejaba la productora 212 de Los Ángeles.

Según los números de la producción, 10.406 personas visitaron las fotos de LaChapelle solamente en el CdF. Más allá del suceso evidente, la gestora que lo hizo posible, Alicia Pérez, asegura que no volvería a pasar por esa experiencia porque debió improvisar soluciones con pocos apoyos.

“Es desalentadoramente caro y difícil”, dijo Pérez a El Observador. La exposición costó alrededor de US$ 20 mil dólares sola en logística y los cubrió Fundación Unión.

En el caso de LaChapelle el seguro de las obras no fue tan alto porque al ser fotografías, no se trata de piezas únicas e irrepetibles como pinturas o esculturas.

No hubo apoyo económico de espónsores ni del Ministerio de Cultura, sí del CdF de la Intendencia, según dijo Pérez.

“Plata no te pone nadie”, aseguró la gestora quien acompañó a la productora estadounidense a presentar el proyecto a grandes marcas para conseguir apoyos que no se concretaron.

Fue diferente la experiencia de la directora del Museo Blanes, Cristina Bausero, cuando logró traer una exposición de cincuenta ilustraciones de Fernando Botero en 2013. La directora, que acababa de asumir en ese entonces, explicó que el nombre de su institución abre puertas.

El presupuesto de logística y seguros para traer a uno de los pintores vivos más caros del mundo fue de US$ 80 mil.

Además de dinero que sumó la Intendencia de Montevideo, de quien depende el museo, la muestra consiguió el apoyo económico de empresas públicas como UTE, Brou, Antel, y el Impo. Y entre varios privados, según Bausero, aportaron el 13% de los costos.

Después de esa muestra histórica que visitaron cerca de 58 mil personas, el Museo Blanes no pudo concretar una exhibición de peso internacional aunque su directora se lo propone para cada año.

Bausero relató que la última gran oportunidad que se perdió por los altos costos fue la de los muralistas mexicanos de La exposición pendiente. El presupuesto por la complejidad del montaje ascendía a US$ 280 mil, lo que borró la posibilidad del alcance de cualquier gestoría uruguaya.

Volviendo a LaChapelle, lo más engorroso para su producción no solo fue reunir dinero, sino conseguir una prórroga de la aduana. Tenía permiso para tener las obras en Uruguay de junio a agosto y necesitaba extenderlo hasta octubre.

Si bien era un “evento cultural sin fines de lucro e inusualmente accesible a todo público porque no se cobró entrada”, como recuerda Pérez, el trámite se destrancó a último momento moviendo contactos sin colaboración de oficinas públicas.

“Mi sensación después de Lachapelle, Felipe Noé y Sabat en 2011, es que no estamos preparados para hacer esto”, aseguró la gestora de Fundación Unión. “Estas cosas deberían estar facilitadas por el Ministerio de Cultura, con un procedimiento claro y un apoyo concreto”, agregó.

Tanto Bausero como Pérez coinciden en la importancia y lo saludable que es para la cultura del país que grandes exposiciones lleguen a las instituciones locales para quienes no tienen a su alcance viajar a Buenos Aires.

Cuando las exhibiciones grandes pasan por Buenos Aires o San Pablo, las distancias se acortan para el transporte de la obra pero por las experiencias recogidas, el dinero que hay que reunir y los procesos burocráticos a enfrentar hacen a estos emprendimientos verdaderos desafíos que los gestores afrontan, como suele decirse, por amor al arte y a la camiseta.

30lu09-1col Botero.jpg

Botero

US$ 80 mil

La exposición de cerca de 50 ilustraciones del artista colombiano Fernando Botero fue expuesta en el Museo Blanes en 2013, institución que gestionó la visita.

LaChapelle

US$ 20 mil

Casi 100 fotografías del artista visual estadounidense se expusieron en cuatro salas en simultáneo. La producción fue privada pero la entrada gratuita para los visitantes.





elobservador

Related posts

Vicealcaldesa trata de defender multas impuestas

admin

Obras en Chiriquí en la recta final

admin

Guaireña se acerca – Deportes

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.