Rodexo
Chile países

¿Son los plebiscitos la mejor manera de consultar a la ciudadanía?



La encuestas demuestran que varios sucesos recientes en la poltica internacional, han socavado para muchos la confianza en la democracia y sus mtodos: el plebiscito sobre el proceso de paz entre el gobierno colombiano y las FARC, los resultados del Brexit, la eleccin de Trump en Estados Unidos o el auge de populismos en parte importante del mundo occidental. Qu est pasando? Por qu los ciudadanos estamos tomando decisiones que desafan todo pronstico?

En El Definido no queremos dar una respuesta definitiva, porque no la tenemos! Pero s demostrar que la participacin ciudadana informada y realizada de manera responsable, puede llevar a tomar excelentes decisiones a nivel pas. Porque cuando las personas conocen las reales consecuencias de su voto, pueden inclinarse por alternativas muy acertadas.

ltimamente se han hecho ms frecuentes las propuestas de plebiscitos ante temas importantes. Y la declaracin del candidato Alejandro Guillier de que las grandes reformas deben plebiscitarse, es una oportunidad para preguntarse: es sta la mejor forma de hacer participar a la ciudadana?

Pongan atencin a estas dos interesantes iniciativas que pueden ser alternativas al clsico referndum.

Los australianos dicen no a una medida popular del gobierno

Un experto de una Royal Commission en Australia comisin para debatir temas pblicos en el pas- recomend al gobierno australiano crear en el estado de Australia Meridional, una planta de residuos nucleares. Y era tentador, pues estimaba que la instalacin reportara a las arcas fiscales alrededor de 360 mil millones de dlares de Estados Unidos (un 45% ms que el PIB de Chile).

Pero haba que tantear las consecuencias de esta accin, pues la gestin de este material puede ser muy riesgosa y daina para el medio ambiente, si no se hace de la manera adecuada.

El gobierno del estado en cuestin se comprometi a preguntarle al pblico por tan importante decisin, sin embargo no hizo un referndum masivo, pues implicara que mucha gente desinformada se viera seducida por el dinero que reportaba la alternativa, o bien, tomara partido por posturas extremas de ambientalismo. Estaban seguros que muy pocos realmente leeran el informe de la Royal Commission sobre el tema. Cmo lo hicieron entonces?

Una ONG independiente, newDemocracy, fue quien tom el tema en sus manos, para que el gobierno no estuviese involucrado. Armaron unjurado representativo de ciudadanos: 50 personas encargadas de crear un material explicativo para el pblico general. Ellos leyeron el informe, conversaron con expertos, llamaron a testigos y buscaron debilidades en la propuesta.

Quienes participaron de este primer jurado, sealaron lo hbil que fueron con los medios, lo calmada y poco emotiva que fue la discusin (a diferencia de los activistas que protestaban afuera) y la ausencia de partidismos en el debate. Esto, a diferencia de lo que sucedi en procesos como el referndum britnico sobre el Brexit,donde la emocin jug un papel preponderante (aqu un estudio que demuestra el papel que jug la xenofobia, el autoritarismo y el narcicismo en ello).

Para terminar con el proceso, la ONG llam a un nuevo jurado representativo de 328 personas, quienes tomaran la decisin final. Ellos decidieron no crear la planta, pues la comisin estaba suponiendo que muchos pases pagaran a Australia por tratar sus residuos nucleares, pero nadie haba hablado efectivamente con esas naciones, ni firmado acuerdos al respecto an. Entonces, el jurado concluy que las garantas de ingresos que afirmaba la comisin, no estaban aseguradas, y rechaz el proyecto. Un juicio 100% racional y contrario a lo que propona el gobierno.

En Islandia los ciudadanos tienen voz y voto por Internet

Reykjavik, la capital y ciudad ms poblada de Islandia, cre una plataforma online para que sus ciudadanos den ideas de polticas pblicas, y a la vez apoyen iniciativas que consideran deseables. Better Reykjavik, como se llama el sitio, permite a todos participar y ya es utilizada por el 56% de la poblacin de la urbe (70 mil personas).

La plataforma fue creada en 2010 por la ONG Icelandic Citizens Foundation (ya ven que son importantes estas organizaciones). Desde entonces, el gobierno ha gastado 17,5 millones de dlares (ms de 11 mil millones de pesos) en el desarrollo de 600 polticas sugeridas por los ciudadanos. Paralelamente, estos ya han registrado ms de 5.800 ideas y 12 mil votos a favor o en contra. Y cmo funciona?

Los ciudadanos proponen polticas que se discuten en un foro. Se critican, se votan y finalmente las ms populares se llevan a los concejales de la ciudad. En todo el proceso no se permite ningn tipo de ataque entre las distintas facciones. Adems, existen espacios virtuales especficos para tratar temas de alto inters, como la educacin. Y qu tipo de medidas ya se han aprobado?

Por ejemplo, sanciones ms duras a las donaciones ilcitas para campaas polticas, menores cuotas de participacin ciudadana para la fundacin de partidos, mayor cantidad de autobuses para escolares y ms apoyo a las personas sin hogar.

Sin embargo, algunos creen que este tipo de participacin virtual ha funcionado en Islandia debido a las caractersticas peculiares del pas. Como su potente tradicin democrtica en lnea, niveles altos de acceso a una buena conexin a Internet y una poblacin pequea. Adems, el 81% de los ciudadanos alguna vez ha ingresado a los sitios online del gobierno, lo que indica entusiasmo por la participacin. De todos modos, Estonia, Carolina del Norte y Taiwn lo han replicado con xito, por qu no probar en otros lugares?

As, sin hacer un referndum directo, los islandeses han logrado echar a andar polticas de alto inters ciudadano, a partir del debate y de una excelente recepcin por parte del gobierno.

Lo que queda claro con ambos ejemplos, es que el referndum o plebiscito no es la nica forma de permitir que los ciudadanos tengan la palabra final sobre la aprobacin o el rechazo de una medida que afecte a toda la nacin.

Hay formas de incentivar un dilogo con menos grados de partidismo, emocin y ataque, permitiendo la consolidacin de consensos y fortaleciendo democracias activas y sanas. Y es posible que las ONG enfocadas en la participacin democrtica, tengan un importante rol que jugar en esto.

Diferencia entre referndum y plebiscito
Suelen usarse como trminos similares en muchos casos y, aunque algunas fuentes los diferencian (por ejemplo, esta), si vamos a su definicin bsica encontramos algo parecido: 
Referndum: procedimiento por el que se someten al voto popular leyes o decisiones polticas con carcter decisorio o consultivo. 
Plebiscito: consulta que los poderes pblicos someten al voto popular directo para que apruebe o rechace una determinada propuesta sobre una cuestin poltica o legal. 
En el Diccionario de Ciencia Poltica y de la Administracin acuerdan que tienen prcticamente el mismo significado, pero que hay un aspecto importante que las diferencia: En el Plebiscito los ciudadanos responden a la cuestin que se les plantee en la que nicamente se les da dos opciones de respuesta a la pregunta formulada, por ejemplo SI NO. Sin embargo en el referndum tienen ms alternativas de respuesta.

Conoces otros casos de alternativas a los referndums?


eldefinido

Related posts

Presentan proyecto de ley avala sindicalización en sector público

admin

Se desconocen las causas de la desaparición y del deceso del productor y catedrático Pedro Portillo

admin

García identifica vínculos de empresarios y políticos opositores en caso Papeles de Panamá

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.