Rodexo
Noticia

Qué es el polo oceánico de inaccesibilidad, la remota “tierra de nadie” donde van a morir las naves espaciales



Image caption

Los ingenieros en tierra perdieron el control de la estación espacial de China, Tiangong-1 (Foto: China Manned Space Engineering)

La estación espacial de China, Tiangong-1, se encuentra fuera de control y se anticipa que caerá de vuelta a la Tierra el próximo año. Sin embargo, no lo hará en el remoto lugar donde la mayoría de naves espaciales han terminado sus días.

Los exploradores y aventureros se la pasan buscando nuevos lugares para conquistar, en vista de que las cumbres más altas ya han sido escaladas, los polos alcanzados y los vastos océanos y desiertos cruzados.

Algunos de estos nuevos lugares se llaman polos de inaccesibilidad. Dos de ellos son particularmente interesantes.

  • Tiangong-1, la estación espacial china que se estrellará contra la Tierra

Uno, conocido como el polo continental de inaccesibilidad, es el lugar de la Tierra más apartado del océano.

Su posición exacta es debatida, pero muchos consideran que se encuentra cerca de la llamada Puerta de Zungaria, un puerto de montaña fronterizo entre China y Asia Central.

El punto equivalente en el océano, es decir el sitio más apartado de tierra alguna, se ubica en el Pacífico Sur, a unos 2.700 km de las Islas Pitcairn, un territorio de nadie entre Australia, Nueva Zelanda y Sudamérica.

Este polo oceánico de inaccesibilidad no es solamente de interés para los exploradores. Los operadores de satélites también están atraídos.

Se debe a que la mayoría de los satélites que orbitan en torno a la Tierra finalmente caerán pero, ¿a dónde?

Los satélites más pequeños satélites se quemarán en la atmósfera, pero trozos de los más grandes sobrevivirán hasta alcanzar la superficie terrestre.

Para evitar que se estrellen contra zonas pobladas son guiados para caer cerca del polo oceánico de inaccesibilidad.

  • El innovador recolector de basura espacial con el que Japón quiere limpiar de escombros la órbita de la Tierra

Esparcido sobre un área de unos 1.500 km² en el lecho del océano que comprende esta región yace una tumba de satélites. La última vez que se contaron había más de 260, la mayoría rusos.

Los restos de la estación espacial MIR también se encuentran allí. La estación que la Unión Soviética lanzó en 1986 fue visitada por muchas tripulaciones de cosmonautas y astronautas internacionales.

Con su masa de 120 toneladas, nunca iba a desintegrarse por completo en la atmósfera, así que fue dirigida hacia la región en 2001 y su descenso fue visto por pescadores como una fragmentada masa de basura incandescente atravesando el cielo velozmente.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

Una imagen computarizada del descenso y fragmentación de MIR cuando entró en la atmósfera terrestre, en 2001.

Muchas veces al año, el módulo de abastecimiento que viaja hasta la Estación Espacial Internacional se quema en esta región, incinerando el desperdicio que lleva de la estación.

No peligra la vida de nadie en este tipo de reingreso controlado en nuestra atmósfera. En la región no se pesca porque las corrientes oceánicas no pasan por ahí y, como no hay un flujo de nutrientes, la vida marina es escasa.

Un futuro visitante de este desolado lugar será la misma Estación Espacial Internacional. Será retirada de servicio en la próxima década, según los planes, y su descenso tendrá que ser cuidadosamente controlado hasta el polo oceánico de inaccesibilidad.

Con una masa de 450 toneladas, cuatro veces el tamaño de MIR, será un espectáculo impresionante.

Pero algunas veces no es posible dirigir la caída de un satélite o estación espacial hacia el Pacífico Sur si los controladores en tierra han perdido el contacto.

Image caption

La Tierra está rodeada de miles de pedazos de basura espacial (los puntos de esta gráfica de la NASA no están a escala).

Algo así ocurrió con la estación rusa de 36 toneladas Salyut 7, en 1991, que cayó sobre Sudamérica, o la estadunidense Skylab, que impactó en Australia en 1979.

Nadie en tierra resultó herido ni, hasta donde se sepa, lo ha sido por algún pedazo de basura espacial cayendo.

Pero el riesgo se presentará de nuevo el año entrante.

Entre enero y abril de 2018, la estación china Tiangong-1 regresará a Tierra. Fue lanzada en 2011 como la primera estación espacial de ese país asiático. El año siguiente fue visitada por la primera astronauta china, Liu Yang.

Derechos de autor de la imagen
Getty Images

Image caption

¿Basura cósmica? Alasdair McLeod. de Nueva Zelanda, sostiene lo que se cree es un trozo de un satélite ruso que se desintegró sobre ese país en 1972.

La órbita de Tiangong-1 está degradándose a medida que se dirige a un reingreso. Pero los ingenieros chinos han perdido el control de la nave y no tienen cómo disparar sus cohetes para dirigirla hacia el Pacífico Sur.

En cambio, descenderá sobre algún lugar entre los paralelos a 42,8 grados norte y sur. Esas son las latitudes del norte de España y el sur de Australia, y no se podrá ser más preciso que eso hasta una pocas horas antes de que se empiece a quemar en la atmósfera.

Tiangong-1 será una de las estaciones espaciales que probablemente no se unirá a sus naves similares enterradas en el remoto Pacífico Sur.

El doctor David Whitehouse fue el corresponsal de ciencia de la BBC, entre 1988 y 2006, y es exeditor científico del sitio de noticias de la BBC.



BBC

Related posts

El único ser humano que podría sobrevivir a un accidente de tránsito

admin

Qué es el “unicornio de mar”, la extraña criatura marina que están invadiendo las costas de Estados Unidos y Canadá

admin

El revolucionario filtro de grafeno que puede convertir agua de mar en agua potable

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.