fbpx
países Spain

Luzón y dos fiscales del Supremo, entre los mejor situados para suceder a Moix en Anticorrupción



Se trata de una elección complicada. Un nombramiento en el que el fiscal general del Estado, se juega gran parte de su prestigio. Tras la abrupta salida de Manuel Moix de la Fiscalía Anticorrupción después de que se descubriera que era dueño de una sociedad panameña, siete fiscales son candidatos a sustituirlo. Cuatro proceden de esa misma fiscalía, dos del Tribunal Supremo y el séptimo es el exfiscal superior de Andalucía. Maza, quien tiene la última palabra, decidirá el próximo 5 de julio tras escuchar al Consejo Fiscal. En el caso de Moix, el fiscal general optó por el candidato propuesto por ese órgano.

A priori, según fuentes fiscales, quien parte mejor situado esAlejandro Luzón, exfiscal anticorrupción ahora destinado en la secretaría técnica de la Fiscalía General del Estado, de la que fue nombrado teniente fiscal por el propio Maza. Luzón, fiscal de casos tan señalados como el de la salida a Bolsa de Bankia o las tarjetas ‘black’ -en el que ha conseguido la condena del expresidente del Gobierno Rodrigo Rato– fue el segundo clasificado en el Consejo Fiscal previo a la elección de Moix, con dos votos, los dos procedentes de la Unión Progresista de Fiscales (UPF), minoritaria en la carrera. Esos apoyos, sin embargo, no parece que vayan a repetirse.

Le interesa leer: El ‘Panamoix’, la última batalla del periodo más convulso de la Fiscalía.

El hecho de que en la pasada elección, celebrada hace solo unos meses, Maza se decantara por el único candidato no procedente de Anticorrupción ha provocado que la atención se centre en los procedentes de fuera. Entre ellos, destaca Pedro Crespo, el jefe de lo Contencioso del Supremo. Crespo, perteneciente a la UPF, es el único que ya tiene la categoría de fiscal de Sala, la necesaria para optar al puesto. Además, conoce bien Anticorrupción al haber sido fiscal delegado de esa fiscalía en Madrid y goza de gran prestigio en la carrera. Tiene garantizados los votos de los tres miembros del Consejo Fiscal de su asociación.

La segunda candidata procedente del Supremo es María Ángeles Montes, ex fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, puesto al que accedió por designación de Jesús Cardenal, el exfiscal general nombrado por el Gobierno de José María Aznar. En medios fiscales consideran que su talante conservador, cercano a los postulados del PP, le daría posibilidades de hacerse con la plaza.

El último candidato externo es Jesus García Calderón, exfiscal superior de Andalucía. Es miembro de la conservadora y mayoritaria Asociación de Fiscales pero, según fuentes del Ministerio Público, el hecho de que su colectivo no le respaldara en su reelección a la fiscalía andaluza y se decantara por otra candidata, jugaría en su contra.

Entre los que sí proceden de dentro, hay tres que repiten. Pero de ellos, solo uno, Antonio Romeral, obtuvo algún respaldo en el Consejo Fiscal que eligió a Moix. Romeral es el fiscal que investiga la supuesta contabilidad B del PP que se recoge en los papeles de Bárcenas. Las otras dos candidatas procedentes de Anticorrupción son la actual teniente fiscal (número dos) de esa fiscalía, Belén Suárez, una de las que llevan el caso Pujol, y Teresa Gálvez, encargada del caso Púnica, la trama liderada por el vicepresidente madrileño Francisco Granados en la que se indaga la financiación ilegal del PP y que ya se ha llevado por delante al expresidente murciano Pedro Antonio Sánchez.

Que el elegido provenga de la fiscalía que va a dirigir o venga de fuera puede tener gran trascendencia en la designación. El nombramiento de Moix fue muy mal recibido entre los fiscales anticorrupción, que llegaron a tumbar una de sus primeras órdenes, la de oponerse a algunos registros de la Operación Lezo, en la que fue detenido y enviado a prisión el expresidente madrileño Ignacio González (PP). El fiscal jefe ahora dimitido también quiso apartar del caso 3% de financiación de CiU a José Grinda y Fernando Bermejo, los fiscales que lo investigaron desde el inicio, una orden muy mal recibida en la casa.

En caso de que, finalmente, Maza elija a alguien de dentro, podría ser interpretado como que esa fiscalía, la que investiga los principales casos de corrupción (muchos de ellos del PP) y todos los relacionados con criminalidad organizada, ha ganado su pulso contra el fiscal general nombrado por el Gobierno de Mariano Rajoy. Porque una de las razones por las que fue elegido Moix era su objetivo de controlar todos y cada uno de los asuntos de Anticorrupción para ponerlos bajo su batuta y la del jefe del Ministerio Público.



lainformacion

Related posts

Autoridades mantendrán toque de queda en Buenaventura en las noches para evitar nuevos saqueos y disturbios

admin

El voto bananero está partido y Duque se lleva un buen pedazo

admin

El Frente Renovador presentó un amparo para frenar los aumentos de luz

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.