países Puerto Rico

“Para ayudarte a reír”


Ariel Orama López – Catedrático Auxiliar UPRH y actor colegiado

“La salud mental en Puerto Rico se encuentra en su peor momento”, vociferan con sangre coagulada y hasta con cólera los rotativos del País. ¿Cuántas veces no habremos oído la susodicha frase en nuestros tímpanos? Más allá de pensar en los aportes de la psicología en la actualidad, en las tantas figuras reconocidas de la profesión que conozco o en aquellos imberbes de la “psyche” -sin experiencia- contratados a tiempo completo para educar al País, mientras transito las calles con el “cd” a todo volumen de Pedro Capó, un solo nombre retumba en mis sinapsis: Laura.

Me pregunto: ¿Cómo reaccionaría alguno de mis colegas de la conducta humana si se enterase mañana que padece de cáncer? ¿Qué sucede cuando la vida te vira el “omelette” de la aparente desgracia hacia el lado izquierdo de tu recámara?

Cuando tuve la oportunidad de conocerle hace siete años, también en el mismo lugar de batas blancas, cambió mi vida en fragmentos: su capacidad de acariciar el alma con la suavidad de sus palabras abrasa a cualquiera. Sí, hablamos de fuego, puesto que sus abrazos y sus versos son tan intensos como sus destellos de luz, su luminaria, sus llamas de vida; su pirotecnia y su efervescencia.

Y es que Laura te regala filmes que cambian vidas: “El camino de Santiago”, “Miracle for Heaven”, “No eres tú, soy yo”, le aguardan en su maleta. Me las susurra al oído, mientras comemos algo que no les diremos a las enfermeras.

A Laura le dices cáncer y dice “mañana no, hagámoslo hoy”. Su fortaleza supera a DSM V’s, hipnoterapias, sesiones en diván, distimias, recaídas y abstinencias. Su nivel -y umbral- de altruismo no figura en ninguno de mis textos universitarios: hay cosas que no se aprenden en la universidad, mi querido Freud, ya lo sabemos.

Solo son transiciones, Laura, solo son momentos. Son inicios, uno tras otro, que traen consigo una promesa: “en las buenas y en las malas, en cada una de las mañanas, para ayudarte a vivir. Aquí estoy yo”.

Hoy se habla de salud mental en Puerto Rico, pero pocos hablan de Laura Rosado: sí, ella, la que no tiene doctorado y lo sabe. Porque reconoce que no es psicóloga y te lo dice, aun siendo advertida: “te cambio un consejo por una pregunta”. Porque cuando hablamos de cáncer, depresión y suicidio en radioescuchas, estuviste presente: eras capaz de lanzarte, kamikaze nocturna, casa por casa, hasta defender a una víctima de maltrato y llevarla a puerto seguro.

Porque hoy, si tuviera la potestad de otorgar un doctorado “Honoris Causa”, se lo daría a Laura Rosado: esa figura presente para Puerto Rico, en horas pico, mientras muchos psicólogos y psiquiatras aún pernoctan en sus carencias.

Ya es hora que la Asociación de Psicólogos de Puerto Rico reconozca que su aporte sí fue válido e hizo mucho más que unos tantos colegas. Definitivamente, urgimos una mejor apertura del gobierno, de la difusión pública y de los medios masivos en general para que la función del psicólogo como educador, productor y consumidor de investigación contribuya a la sociedad puertorriqueña de una manera distinta al contexto universitario o a la clínica: en el contexto mediático. Y al profesional de la conducta le corresponde efectuar el acercamiento: debe investigar, hacerse presente y motivar al cambio social ante esta pantalla mágica, pero real, que proveen los medios. Todo ello, desde la sonrisa, la risa infalible, la mirada optimista y el altruismo. Ya estamos cansados de tanta patología y cataclismo. Laura lo efectuó a su manera, ¿ahora qué haremos?

Cuando Pedro Capó se inspiró en su composición, de seguro pensó en Laura Rosado. La psicología está en crisis y Laura sigue riendo: sabemos que nada te detendrá y que con más entusiasmo seguirás viviendo. Reirás transmutada en canciones, en alegrías, en marfil, en sostén puro y en palabras de hierro.
“Para ayudarte a reír”. Laura, estamos contigo. Y ahora soy yo quien te lo digo: a “las tantas” de la noche, con el eco de los coquíes, el volumen bien alto y la complicidad del viento; con el alma hecha trocitos y con mi corazón, convertido en anhelo. Mi querida Laura, es solo otro comienzo.

Laura Rosado, “esta canción es para ti”.

clubwifiusa


elvocero

Related posts

Sexta semana consecutiva de suba para el petróleo que roza los US$ 70

admin

Cerrado centro de salud de San Isidro por construcción de policentro

admin

Reconstrucción del acueducto de Mocoa, una realidad cada vez más lejana

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.