Rodexo
Colombia países

Al todo vale de Vargas Lleras se sumó el condenado Ramiro Suárez 


Luego de asegurar el apoyo del parapolítico Hugo Aguilar en Santander y continuar con la racha del todo vale, que en el pasado ha incluido alianzas con el condenado exgobernador Kiko Gómez en La Guajira,  con el grupo de ‘La Gata’ en Bolívar, con el ‘Clan de la Casita’ en Casanare, y con el grupo del ‘Gordo García’ en Sucre, Germán Vargas Lleras sumó a otro político cuestionado a su baraja de apoyos: el poderoso exalcalde de Cúcuta preso en La Picota, Ramiro Suárez Corzo.

El nuevo aliado

En medio de su última gira como Vicepresidente, en la que está recorriendo 100 municipios para firmar contratos, entregar casas, poner primeras piedras de proyectos de infraestructura y posar en fotos antes de despedirse de su investidura, Germán Vargas Lleras estuvo dos días en Norte de Santander y con su partido movió el ajedrez pre electoral del departamento.

 

La primera movida que hizo -y además coronó- fue en Cúcuta.

Aunque para las elecciones de 2015 Ramiro Suárez Corzo se alió con Opción Ciudadana, el partido del parapolítico santandereano Luis Alberto ‘el Tuerto’ Gil, para avalar a su entonces candidato a la Alcaldía, César Rojas, Cambio Radical abonó todo el terreno que para que en las legislativas y las presidenciales de 2018 haga sus apuestas con ellos. 

La confirmación se la dieron a La Silla dos fuentes del partido del Vicepresidente en Norte, quienes aseguraron que todo está dado para que el exalcalde de Cúcuta, condenado a 27 años de prisión por su participación en el asesinato de un abogado, mueva votos a favor de Vargas el próximo año.

Sobre los términos y condiciones de la alianza hay varias versiones. 

Mientras que dos dijeron que el interés de Ramiro en esta alianza era acercarse al Fiscal General, que también es de Cambio Radical, para que ayude a que lo trasladen a Cúcuta (actualmente está en La Picota en Bogotá), otro aseguró que el acuerdo había estado en la financiación de proyectos para que Rojas inaugurara como Alcalde y con su respaldo, y otro dijo que se estaban negociando aún acuerdos.

Más allá de si hubo o si va a haber en efecto un pacto (en realidad los traslados de cárcel los decide el Inpec y no dependen del Fiscal), esas mismas fuentes le dijeron a La Silla que de lo que no hay duda es de que el equipo de Suárez (representado por César Rojas), además de que ya se cuenta dentro del grupo de Vargas Lleras para las presidenciales, le va a poner votos a Hernando Angarita, quien, como lo contamos, es la mano derecha del Vicepresidente en Bogotá y el jefe de Cambio en Norte, y quien para 2018 será uno de sus candidatos al Senado.

Con el nombre de Angarita, Ramiro Suárez se vuelve a encontrar con un viejo conocido. Como lo contó La Silla, en las elecciones de 2007 la hoy mano derecha de Vargas se lanzó a la Alcaldía de la capital de Norte con el aval de La U y fue apadrinado por el condenado exalcalde, pero se quemó pese a que obtuvo el 40 por ciento de los votos;  así que para el 2018 Suárez y Angarita volverán a reencontrarse políticamente.

Las movidas

Aunque por ser aún Vicepresidente en los dos días que estuvo en Norte de Santander Vargas Lleras solo hizo política de ladito, hubo tres momentos que dejaron ver que él y el alcalde Cúcuta, César Rojas, cuya administración, como lo ha contado La Silla, es influenciada desde la cárcel por Ramiro Suárez, estaban más cerca de lo normal. 

El primero fue en la entrega de casas en Salazar el martes. Rojas nació en ese municipio pero como Alcalde de Cúcuta no tenía parte en el proyecto que se iba a entregar.  Sin embargo, apareció en el evento con Vargas Lleras, se montó en la tarima con él, posó para fotos y luego las subió en su página de Facebook oficial.

Una fuente de adentro de Cambio que lo supo de primera mano, le contó a La Silla que a Rojas le interesa poner Alcalde en ese municipio en 2019 y que ese es el por qué de su aparición en esa tarima.

El segundo fue en la noche de ese mismo día cuando a una reunión organizada por Angarita, también llegó Rojas como invitado. 

Si bien es común que los alcaldes cenen con los altos funcionarios de Presidencia cuando llegan a sus regiones, y en esa reunión aparecieron además de él, los alcaldes de Villa del Rosario y Los Patios, así como el gobernador de Norte de Santander, William Villamizar, y algunos concejales y funcionarios, los invitados solo fueron 13 y, según dos fuentes que estuvieron allí, la presencia de cada uno tenía razón de ser. 

“Si usted mira los que estaban ahí todos representan algún interés para Vargas Lleras, los alcaldes y el Gobernador porque quiere que le pongan votos en 2018 y ellos pueden moverlos”, le contó a La Silla una de esas fuentes. “los concejales y el diputado de Cambio porque son su gente directa, y el resto son las fichas del representante (Alejandro Carlos) Chacón, que es muy amigo de Vargas Lleras”.

Sobre lo que se habló, esas dos mismas fuentes le contaron a La Silla que si bien la introducción fue técnica y en ella narró sus logros, al final terminó siendo muy política. 

“Después de exponernos sus logros, en la reunión el Vicepresidente nos invitó a que lo apoyáramos, porque el considera que lo que va a haber es una consulta interpartidista entre Cambio Radical, La U y los liberales, y él dice que la va a ganar y que tendrá un Vicepresidente de cualquiera de esos dos partidos”, le narró a La Silla uno de los asistentes. 

En esa reunión, que fue desde las 8 de la noche hasta la 1 de la mañana en un restaurante de Cúcuta, Vargas Lleras además aprovechó para probar en público a su pupilo de antaño, el representante liberal Alejandro Carlos Chacón, quien como lo contó La Silla, además de ser el rojo más cercano al Vicepresidente, con su ayuda se montó en la copresidencia del Partido Liberal.

“Le preguntó directamente a Chacón su posición para las elecciones y le pidió que liderara por el lado de los liberales la alianza interpartidista que él quiere”, contó esa misma fuente.

Un liberal en Norte que lo sabe de primera mano, le contó a La Silla que a Chacón no le disgustaría asumir ese rol. Que tenga éxito en esa misión es incierto y en principio la tiene cuesta arriba porque el liberalismo, por ahora, quiere ir con candidato propio y tiene varios nombres en la baraja.

Sobre las reuniones y las alianzas, La Silla intentó conocer una versión de Angarita y Vicepresidencia pero no obtuvo respuesta.

El público para Vargas

El tercer momento en el que Rojas y Vargas Lleras tuvieron más en común fue en el seguimiento a la ejecución del puente Benito Hernández. Para llenar el auditorio, toda la maquinaria de la Alcaldía de Rojas se movió, cuando lo común en este tipo de eventos es que sean los de Cambio los que le lleven la gente para que aplauda al Vicepresidente. 

La Silla conoció un mensaje de whatsapp que fue difundido en un chat de la Asociación Juvenil de Cúcuta, por Juan Manuel Contreras, el subsecretario de juventud de la Alcaldía de Rojas, en el que primero habla de la invitación al evento y en el que luego dice que la asistencia es obligatoria.

Además, La Silla conoció un audio en el que una mujer que se identifica como Isabel Márquez Rubio, secretaria de Equidad de Género Cúcuta, también les pidió a las beneficiarias de proyectos de esa cartera asistir al mismo evento. Sin embargo, no pudimos comprobar su veracidad.

Más allá de las movidas de los funcionarios, La Silla recibió de tres fuentes diferentes un audio que fue enviado a un grupo de extrabajadores de la controvertida Corporación América Barí, Cambarí, una organización que, como lo contamos, ha servido para que Ramiro Suárez interactúe como si estuviera libre, con beneficiarios de un programa de empleo temporal de la administración de César Rojas.

En ese audio, además de pedirles que por orden del “jefe” asistan a escuchar el discurso de Vargas, también dicen que tomarán asistencia porque quienes lleguen al evento “son los que van a tener en cuenta para que empiecen a trabajar de nuevo”.

Una de las fuentes que nos envió el audio, además, nos dijo que a quien hacían referencia cuando hablaban de “jefe” era a Ramiro Suárez Corzo. 

“Aquí hay que decirlo con franqueza. El jefe en Cambari es Ramiro Suárez y a él es al que llaman así”, explicó.

En la tarde de ayer la asistencia al evento de Vargas Lleras registró un lleno total. Además de la pancarta de las juventudes de Cúcuta, aparecieron exempleados de Cambari vestidos con su tradicional chaleco amarillo -su dotación cuando estaban contratados- entre los asistentes, que aplaudieron el discurso del Vice durante su visita. 

La euforia fue tanta, que incluso Rojas montó en su propio Twitter la foto de un afiche en el que proclama a Vargas Lleras Presidente.

 


lasillavacia

Related posts

El macho

admin

Elección judicial. CEUB justifica las preguntas “regaladas” a postulantes

admin

Diputados exigen a autobuseros entregar información de barras electrónicas a Aresep

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.