países Spain

Iglesias reclama un partido "a la ofensiva" y en tensión hasta "la toma" del Gobierno


Pablo Iglesias, lder de Podemos, en rueda de prensa el pasado diciembre.

igo Errejn pide un Podemos “institucional” y censura la “inmadurez” de Pablo Iglesias

PDF: Lea el documento poltico de Pablo Iglesias

Los documentos polticos lanzados este viernes por Pablo Iglesias e igo Errejn para marcar el nuevo rumbo de Podemos han profundizado su diferente forma de entender cul es el papel que deben desempear en las instituciones. El secretario general reclama un partido cuya “principal funcin” sea estar en la calle, escuchando a los movimientos sociales y revitalizando la presin desde la protesta como estrategia contra el PP.

“El papel de los cargos pblicos no puede limitarse al trabajo en los diferentes parlamentos. Su principal funcin debe ser la de ser ‘activistas institucionales'”, proclama Iglesias, confrontando con los postulados expresados hoy mismo por Errejn en los que seala que Podemos debe priorizar el trabajo en los parlamentos ejerciendo un papel de liderazgo en la bsqueda de acuerdos para convertirse, a base de victorias, en una fuerza de gobierno que disipe los miedos con “certezas” polticas. Es llamativo porque mientras Iglesias niega que el Gobierno de Rajoy sea “dbil”, Errejn lo enfatiza sobremanera para llamar a dejar de “perder el tiempo” y centrarse en ser “tiles ya”.

Sin embargo, Iglesias supedita el trabajo institucional a las demandas de la calle, al impulso que llegue desde los movimientos sociales, como un todo, robusto, capaz de golpear a la “triple alianza” del PP, PSOE y Ciudadanos y agrietar los pilares del rgimen para abrir un “proceso constituyente”.

En su documento, titulado “Plan 2020. Ganar al Partido Popular, gobernar Espaa”, el lder de Podemos teje una alianza entre Podemos y la calle como si fuera un matrimonio. “Las alianzas sociales, por lo tanto, deben estar en el centro de nuestra actividad”, subraya. “Debemos estar en todos y cada uno de los conflictos sociales y escuchar a los movimientos”, insiste, reclamando la importancia de que los diputados de Podemos salgan del Congreso para avivar ese contacto e incentivar las protestas y presiones sociales.

Es llamativo que Iglesias haya eliminado algunos de los trminos ms criticados por Errejn como es el concepto de “cavar trincheras en la sociedad civil”. Una formulacin a la que s alude el nmero dos de Podemos en su texto. Iglesias la omite y busca otras metforas para defender lo mismo pero intentando despojar lo que los errejonistas atacan como “un Podemos de resistencia o de protesta”.

Iglesias quiere convertir a Podemos en un altavoz de la demandas que salgan de los conflictos sociales, mientras que Errejn pide abrir el marco y no obsesionarse slo con los sectores populares, sino tambin con las necesidades y los anhelos compartidos por la mayora de la ciudadana. As, el lder de Podemos dice que para “defender los intereses de la mayora social que ha sufrido la poltica de saqueo” en su partido deben “ser capaces de entender que eso slo es posible desde el protagonismo de los sectores populares”.

El lder de Podemos no quiere rivalizar con el PSOE para apuntarse tantos. “Debemos huir de la politiquera partidista de las medallas para centrarnos en la consecucin de victorias en las que la gente conforma un bloque popular del que nosotros formamos parte pero no somos el todo”, dice. Una actitud que explica en buena parte la prdida de iniciativa poltica en el Congreso, que Errejn urge en su documento a recuperar, y que ha llevado al PSOE a arrancar al Gobierno avances en el salario mnimo, pobreza energtica, ‘Ley Mordaza’ o reforma educativa en apenas unos meses.

Iglesias insiste en la idea de cargos pblicos como activistas. “Nuestros representantes en las instituciones no pueden convertirse en ‘polticos’, sino que deben seguir siendo militantes y cumplir una tarea al servicio del inters colectivo”, recalca.

Aunque en el plano institucional recoge algunas ideas de Errejn, Iglesias da un sentido estratgico distinto al Congreso que explica la poca fe que le tiene a lo que all puede conseguir con sus actuales 67 diputados. Primero, advierte de que no hay que confundirse con la “supuesta debilidad” del Gobierno y, segundo, seala que su “accin poltica” deber “evidenciar las contra-dicciones del discurso del Gobierno y sus aliados”. Es decir, estar muy centrada a desgastar al PSOE en su duelo por los votantes y no tanto en colaborar con l para conseguir hipotticas victorias parlamentarias.

clubwifiusa


elmundo

Related posts

Forges: La bondad como arma de destrucción masiva | Opinión

admin

Reinauguran escuela deportiva nacional de vela

admin

Principio del fin para el roaming en América latina: ¿habrá que seguir pagando?

admin

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.